Tú lo que quieres es que te coma el Tigre

Tu lo que quieres es que me coma el tigre Que me coma el tigre, que me coma el tigre Mi carne morena,…Entonces, me subo en el árbol, me subo en la loma, me tiro en el río; El tigre, se sube en el árbol, se sube a la loma y se mete en el río,…Entonces me salgo del río, Me meto a tu casa , donde no me vea; El tigre, se sale del río se mete en tu casa y la cosa está fea….

Parafraseando la popular y contagiosa letra de la  ancestral homónima  canción popular que anteceden estas líneas, podríamos a bien referirnos, para expresar  la,-con el mayor de los respetos y admiración por este gran realizador,- contumacia de nuestro  prolífico y célebre cineasta merideño, ROMAN CHALBAUD,  con ocasión a la polémica recientemente suscitada, dentro del marco del merecido homenaje de que resulto sujeto en el recién finalizado Festival de Cine Venezolano Mérida 2017.

Ahora bien, aquí, conviene indicar, que el punto en referencia, no es cuestionar la validez o pertinencia de reconocer o no los sobrados méritos de quien tiene a su haber una importante filmografía, por demás de icónica y referencial para todo aquel que se precie de estudiar, validar y reconoce a nuestro cine, altamente representativa de la venezolanidad, sino la actitud contumaz e impertinente del homenajeado  ante las disonantes  e inexplicables  críticas  hacia la “Venezuela pasada”, de la que se expresa con ferocidad e ingratitud en una suerte de reacción amnésica ,para justificar su actual rendición e incondicional apoyo al régimen politiquero imperante en el país; toda vez que resulta y constituye, jurídica, histórica  y socialmente hablando un hecho público y notorio, la supremacía que Román detentó precisamente, durante toda la IV República en la que se erigió en el mas prolífico, respetado, admirado y poderoso de los cineastas patrios, al punto de que, no solo todo el gremio artístico se  esforzaba por tener cualquier tipo de participación en sus filmes, sino que además, Gente de Cine C.A., su empresa productora cinematográfica pudo llegar a constituirse en realidad y los canales de televisión se peleaban la posibilidad de comprar los derechos para la transmisión de sus películas, llegando a inaugurar, con record de audiencia, el espacio Cine Venezolano, todos los lunes de 7 a 9 pm por la pequeña pantalla de Venevisión; su criterio era considerado  y valorado como uno de los mayores talentos, aprovechando su merito directorial, también dentro de la pequeña pantalla, para formar parte, del inicio de la telenovela cultural, inicialmente con títulos emblemáticos como  Crimen y Castigo (1956) Niebla, Marianela y Bodas de Sangre (1957) ; luego con éxitos de mayor alcance como La Hija de Juana Crespo, escrita por Salvador Garmendia; La Trepadora (1973); Boves el Urugallo (1974) La Piel de Zapa; La Comadre (1979); Tormento (1988); Gómez I y II, todas ellas en la célebre e histórica pantalla de RCTV, la mas longeva e histórica de las empresas televisoras de señal abierta del país, cuya señal fue eliminada de la pequeña pantalla, por parte del régimen político imperante; y luego, en Venevisión, a través de producciones tan exitosas e importantes  como El perdón de los Pecados(1996);Guerra de Mujeres de Cesar Miguel Rondón y Mónica Montañés y Las González de Cesar Miguel Rondón; de tal manera, que, así como a todas luces, el espectacular y talentoso trabajo de tan importante realizador resulta imposible de desmerecer (insisto, su obra, no solo nos honra como acervo histórico sino que  representa un legado importante de talento y referencia obligatoria para historiadores, educadores y estudiantes de cine y televisión, también resulta ilógico, absurdo, chocante e incomprensible que tamaña trayectoria pueda soslayarse despotricando del  momento histórico y los espacios que le sirvieron de ejecución y apoyo, las plataformas de difusión que se orquestaron para concienzuda y eficazmente promover su valor, la oportunidad de hacerlo, lo cual no pretende  evidenciar que haya sido perfecto, porque, obviamente han debido existir, en la normalidad de las cosas, diferencias, percances y prejuicios con los cuales lidiar; pero;…hacer ver, a estas alturas,  que  como realizador fue víctima de abusos, discriminaciones, maltratos y zancadillas que entorpecieran, vejaran y obstaculizaran su labor, cuando hasta reconocimientos  institucionales y presidenciales tuvo para con su obra?,…por favor!; es aquí donde lo paradójico e inexplicable hace mella en la meritoria trayectoria  para crear nubarrones ante la innegable capacidad artística y por demás reconocible, aplaudible y digna de homenajear trayectoria de uno de los señores de nuestro cine; cuyos mayores logros artísticos, le guste o no reconocer, se encuentran, precisamente, dentro del periodo de la historia de la que él tanto denigra y no a través de sus más recientes producciones que, lamentablemente, no las han tenido todas consigo, ni para el público como importante destinatario del patrimonio artístico de un realizador, ni para la critica que  la mayoría de las veces ha acostumbrado  reconocer su valía como cineasta . Homenajes, te mereces, sobradamente, maestro Román, por tu esfuerzo y talento, haciendo parte importante de nuestro cine, con la posibilidad de reflejarnos y reconocernos, tantas veces, en el pasado; gracias por tu buen cine, claro, el de la IV, porque, a decir verdad, esta visión sesgada, parcializada de tu obra, en el siglo XXI,  que pretende unificar razones y matar criterios distintos de una realidad compleja, pareciera que, ni nos refleja, retrata ni representa a todos; erga, no nos gusta,…¡triste!

Freddy E Vallès C FEVC

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s